Conéctate con tu ser interior
Encontré a mi alma gemela

Encontré a mi alma gemela

Desde muy pequeña fui muy tímida y me sentía mal conmigo misma porque estaba informe con mi imagen, no me gustaba como me veía, era más alta de lo normal, los chicos eran más bajitos. Me daba rabia cuando me invitaban a un quinceañero porque comprar vestidos y  zapatos era una tortura para mí. Cada vez que iba a la peluquería salía llorando porque no me gustaba como me cortaban el pelo.

Mis hermanas tenían novios y amigos, yo era incapaz de relacionarme con el sexo opuesto porque me daba pena hasta hablar con ellos. Yo creía que estaba negada para el romance y menos para el amor.

A todas estas ni era gorda ni fea (pero así me sentía), era alta y con buen cuerpo, pero yo no me veía así.

En ese tiempo no existían programas como los de hoy  para conseguir pareja, pero si una revista llamada Cosmopolitan (que para mi sorpresa todavía existe) que a mí me gustaba mucho porque era audaz, los artículos eran bastantes reveladores y lanzados para la época, era para las mujeres atrevidas y yo por supuesto no lo era, por eso me encantaba leerla, habían artículos de sexo, viajes y otros temas que para mí existían solo en esas páginas. Había una sección donde se intercambiaba correspondencia con otras personas y pensé que yo podía hacerlo, busque durante varios meses al candidato ideal hasta que encontré a uno que se llamaba Harrys Taylor y vivía en Nueva york, yo vivía en barranquilla y no veía el momento de  salir corriendo.

Le envié una carta que duro meses en llegar (estamos hablando de hace más de 30 años, no saquen cuentas porque tampoco soy tan vieja) y no sabía ni siquiera si iba a responder; pues si lo hizo, yo me puse feliz como una lombriz, nos escribimos varias veces, hasta que llegó el momento de que nos enviáramos fotos para conocernos, el hombre escribía divino y yo estaba ilusionada, decidí con mi hermana buscar  una buena foto y enviársela, esperando con muchas ansias la foto de él, todas las noches me lo imaginaba divino físicamente ,era lo que más me interesa, pensaba si escribe y se expresa bien debe ser educado.

La  espera llego a su fin, cuando recibí una carta de él, llame a mi hermana para que estuviera a mi lado, emocionada fui sacando la foto poco a poco, estaba al revés boca abajo, cuando la saque y la enderece,  no entendía lo que veía, casi me da un paro cardiaco, el hombre era HORRIBLE. La realidad no concordaba con lo que yo tenía en  mente: Esto no podía estar pasando, hasta pena me dio con mis hermanas y primas, mostrarles la foto.

En esta carta además me decía que quería visitarme. No podía ser posible, que iba a hacer? No le volví a escribir más nunca y el tampoco insistió. Aun me pregunto si en realidad era feo o me envió cualquier foto para ver como reaccionaba yo con solo ver el exterior?

Tuve mi primer novio,  fue una relación bonita, pero de ahí en adelante, mi vida amorosa era un desastre, mucha rumba y mucho consumo me llevaron a tener relaciones insanas y clandestinas. Iba de mal en peor. No creía en el amor y menos en encontrar a alguien para mí. No me sentía merecedora de una relación, no tenía una guía de lo que era vivir en pareja y ser felices para siempre.

En el tiempo en que dije BASTA a muchas cosas que no estaban funcionando en mi vida; empecé a trabajar en mí, entre otros temas quería y pedía una pareja a tal punto que mis amigos se reían de mi porque me decían que pondrían un clasificado buscándome pareja, sentía que nunca iba a llegar.

Vivía a la expectativa, pensaba que iba a encontrarlo en cualquier momento, en una cita de trabajo, el medico que me atendiera etc.

Fueron tiempos de muchas decepciones hasta que un buen amigo me dijo: antes de amar a otras persona, tienes que amarte a ti misma. Plop! … eso si me dio duro, yo no me amaba, no creía en mí, no me reconocía. Y me dio un libro de Anthony de Melo, una llamada al amor.

Lo leí  y me llego al alma. Me dedique casi por 8 meses, a hacer la tarea, entré en abstención de relaciones, Trabaje temas de Louise Hay como afirmaciones, merecimiento meditaciones y creencias, hice una lista de como quería que fuera esta persona y que significaba una relación en mi vida, a saber que quería en la vida y con los hombres, aprendí a  relacionarme conmigo misma.

Me limpie, le pedí a Dios, hacia la novena del divino niño con mucha fe, por cierto un día casi me atracan cuando iba para el 12 de julio, barrio peligroso en Bogotá, hacia lo que fuera necesario, estaba decidida a encontrarme con esa persona, sabía en el fondo de mi corazón que si existía.

En Diciembre salí de vacaciones y me fui a Cartagena, ciudad que amo profundamente, donde siempre quise vivir y aquí estoy viviendo. Estaba con unos amigos hablando y la conversación me parecía aburrida, así que me aleje de ellos y me puse a caminar por la bahía, llorando, pidiéndole a Dios conocer a esa persona -estaba casi obsesionada con el tema-.

Al día siguiente fui a un grupo de 12 pasos donde asisto regularmente y estando en plena reunión, cuando entra un ser brillante dorado, rodeado de una  luz maravillosa que solo yo veía, ESTE ERA EL PERSONAJE que la vida me tenía destinado.

Cuando nos presentaron me puse muy nerviosa, al día siguiente con un amigo que sabía que me había gustado,  pasamos por donde trabajaba a invitarlo a dar un paseo, nos estacionamos frente a una iglesia y nos dijo: PIDAN UN DESEO, no sé qué pedimos, pero de ahí en adelante no nos separamos.

Al día siguiente salimos a conocernos un poco más y yo le entregue una medalla de plata que había comprado y que esperaba dársela al hombre de mi vida. La llevaba colgada en una cadena durante muchos años. No lo dude ni un segundo, ERA EL.

Llame al trabajo y renuncie porque quería quedarme a disfrutar de este encantamiento en el que estábamos. Nuestras familias encajaron desde el primer día. Los que  lo conocían  quedaban encantados, él tenía ese don;  encantar a las personas (aun lo tiene).

Nos casamos a los 3 meses, enseguida quede embarazada de un hermoso hijo, llevamos 24 años de casados ,solo por hoy, viviendo y disfrutando cada día con la misma intensidad, amándonos por lo que somos y por lo que hemos construido a través de estos años.

Vivimos una relación de libertad , donde nos apoyamos en nuestros respectivos proyectos, vivimos para servir y vinimos a este mundo a compartir todo lo que hemos aprendido, somos aventureros y creemos firmemente en que los sueños se hacen realidad.

No pierdas las esperanzas: SI EXISTE ESA PERSONA IDEAL Y ERES TU MISMA, lo demás llega en el momento adecuado; hay que trabajar en uno mismo, estar dispuest@ y abiert@ al amor.

Hoy después de muchas sesiones y terapias, sé que venimos de vidas pasadas, que hemos compartido muchas vidas en diferentes roles, pero en esta vida venimos a amarnos a crecer y  a disfrutarnos.

LUCHY GHISAYS

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito