Conéctate con tu ser interior
Nuevas adicciones sin drogas

Nuevas adicciones sin drogas

Los chats de internet, la telefonía móvil o los videojuegos están provocando numerosos casos de dependencia entre los adolescentes en situación de riesgo, que encuentran en estas herramientas un refugio que les aleja de sus problemas emocionales o familiares.

Generalmente, cuando se establece un problema de adicción, el trastorno puede prolongarse en el tiempo, provocando cambios en las personas que lo padecen, cambios emocionales, cambios en los hábitos y en las rutinas de la vida diaria, cambios físicos, etc., que persisten mientras se mantiene la conducta adictiva.

Cuando se habla de las nuevas adiciones sin drogas, se habla de los jóvenes, pero yo quiero extender el tema a los adultos también.

La semana pasada estaba en un aeropuerto esperando mi vuelo  y esta vez, no tenía  la cabeza metida en el celular, sino que  me puse a observar el entorno, cosa que poco hacemos ahora. Estaba una mujer joven con un celular, el cual captaba toda su atención  y el hijo  de 3 años mirando lejos, le hablaba pero ella poca atención le prestaba. Agradecí que en mi época de madre no habían estos celulares y jugábamos a «veo veo»…a las adivinanzas… le inventaba cuentos o simplemente preguntaba cualquier cosa.

Nos hemos salido del entorno, ya ni manejando ponemos atención y esto atenta con nuestra integridad y con la de otros y sin embargo lo seguimos haciendo.

Es porque lo que hacemos o repetimos varias veces se vuelve una adicción, es algo que no podemos controlar una vez empezamos.

Estamos controlados por la tecnología. Hemos perdido el hábito de mirarnos a los ojos. De conocer al otro personalmente, entablar relaciones a través de un celular es más fácil que tenerlo cerca.

Cuantas veces revisamos los chats ¿sufrimos sin no le han dado like a nuestras fotos. ¿Estamos realmente mostrando una imagen real de lo que somos? ¿Fomentamos la comunicación en nuestro hogar y con nuestros hijos?

La tecnología tiene mucho de positivo, es una gran herramienta, pero no permitamos que nos aísle y nos separe del otro.

Las variedades son muchas, pero destacan:

1.     Adictos al cibersexo-ciberpornografia;

2.     Relaciones cibernéticas: excesiva búsqueda de relaciones en línea;

3.     Compras obsesivas en línea;

4.     Buscadores obsesivos de información.;

5.     Juego compulsivo en la red.

Por chat compartimos todo, pero a la hora de hablar con los nuestros, es poco lo que tenemos para decir. No permitamos que el internet, los chat o los juegos en línea dominen nuestra vida. Que a la hora de compartir en familia no haya celulares cerca para poder disfrutarnos y compartir las situaciones del día a día.

Deja una respuesta

Cerrar menú
×
×

Carrito