Conéctate con tu ser interior
Resfriados que nunca se curan, ¿qué pasa con mi estado emocional?

Resfriados que nunca se curan, ¿qué pasa con mi estado emocional?

Según la biodecodificación, el resfriado es una tristeza acumulada. Detrás de cada síntoma producido por alguna enfermedad nos muestra que es lo que está pasando en nuestro interior. La enfermedad solo viene a mostrarnos lo que no está funcionando.

El resfriado es el medio por el que liberamos una gran dosis de tristeza que hemos ido acumulando en nosotros. Puede aparecer después de haber sufrido alguna decepción o como consecuencia, de un arrepentimiento por no haber dicho o hecho algo.

También puede manifestarse un resfriado cuando hay un exceso de actividad en el plano mental y nos sentimos confundidos, preocupados, sin saber por dónde empezar. Estamos hartos, cansados: “hasta las narices”, de una situación, de nosotros mismos, de los demás… “Algo me disgusta mucho, o estoy frío con alguien o alguien lo está conmigo”.

 ¿Qué conflicto emocional existe detrás de un resfriado?

Se trata de los pequeños conflictos familiares o profesionales, breves y violentos, repetitivos, la mayoría de las veces expresados bajo forma de disputas y, en general, ligados con el territorio, los conflictos de amenazas en el territorio.

El resentir emocional sería:

Obstrucción nasal: “aquí me huele mal” o “quiero separarme de esta situación”

Irritación de nariz: “ya está bien de tocarme las narices”

Irritación de garganta: “esto no me lo trago”

Tos, dolor de cuello: “mejor me callo” o “me tenía que haber callado”

Estornudos y secreción nasal: “hay amenaza en el aire” o “no me gusta cómo se están poniendo las cosas”

Enfriamiento: “me siento como si me hubieran echado un jarro de agua fría” o “me siento sola, nadie me apoya”

Dolor de oídos: “esto que dices me duele y no lo quiero escuchar”

Ojos llorosos: “no me gusta esto que veo”

Fiebre: “no me presta atención”.

Si observamos cada frase está relacionada con alguna parte de nuestro cuerpo, en este caso tiene que ver con la cabeza.

¿Cada vez que te duela algo, sientas algún dolor o resfriado, detente y observa que está pasando? ¿Qué situación estás viviendo que no has integrado o estas rechazando?

El cuerpo habla a través de los síntomas y solo quiere que sea escuchado. Cierra los ojos, conéctate con tu yo superior  o tu maestro interno  y pídele poder escuchar la respuesta que te está mandando tu cuerpo. Una vez identificado, envíale luz blanca sanadora poderosa y veras como empieza a resolverse la situación y el dolor o malestar empieza a desaparecer.

La biología está preparada para resolver los conflictos ocasionados por nosotros mismos. El cuerpo es una maquina poderosa que no muestra que está fallando y cómo podemos corregirlo. En nosotros esta la enfermedad pero también está la sanación.

SANA TU MENTE, TUS EMOCIONES Y SANARA TU CUERPO.

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito